Versículo del día
Porque no fue su espada la que conquistó la tierra, ni fue su brazo el que les dio la victoria: fue tu brazo, tu mano derecha; fue la luz de tu rostro, porque tú los amabas.

Busca un Versículo

Jeremías 1:8

Jeremías 1:8 Nueva Versión Internacional (NVI)

No le temas a nadie, que yo estoy contigo para librarte». Lo afirma el Señor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *